Embarazo y Parto

Como prevenir las várices en el embarazo

A medida que el embarazo avanza, es común en muchas mujeres la aparición de varices. Te contamos cómo puedes evitarlas o moderar su aparición. ¡Haz que circule bien la sangre de las piernas y no aparecerán!

¿Por qué los problemas de circulación son comunes en el embarazo?

Durante el embarazo las piernas tienden a transportar aproximadamente litro y medio más de sangre en contra de la gravedad.
Al mismo tiempo la tripa, cada vez más prominente, empieza a presionar los vasos sanguíneos, ralentizando la circulación de la sangre desde las piernas al corazón.

Y por si fuera poco, la hormona de la progesterona relaja las paredes venosas y las venas se dilatan.

La consecuencia es la aparición de varices como telarañas rojizas- azuladas y la hinchazón y pesadez de las piernas.

Consejos para prevenir las várices

Toma nota de estos consejos para evitar las varices o moderar su aparición durante el embarazo. ¡Consigue que tus piernas sigan perfectas!

Dar un paseo diario

* El movimiento del pie es el mejor estímulo natural para impulsar la sangre hacia arriba y activar el sistema circulatorio.
* Convertir el paseo en un hábito diario puede ser la mejor forma de prevenir o mejorar los problemas de circulación.

Baños de contraste de agua templada y fría en las piernas

* Estos baños son un maravilloso ejercicio para las venas, que con el frío y el calor se contraen y se dilatan, lo que favorece el retorno venoso y proporcionan elasticidad.
* Puedes aplicarlos en las piernas con la ducha en sentido ascendente, alternando varias veces agua templada (durante unos 15 segundos) con agua fría (30 segundos), para terminar con agua fría.
* Evitar los zapatos de tacón alto. Este tipo de zapatos impiden el movimiento natural del pie y, por lo tanto, la circulación y el drenaje.

Elegir ropa ancha y cómoda

* Tanto en la ropa exterior como con en la interior.
* Es importante que la ropa no apriete en la cintura, el pecho ni las ingles.

Masajes en el tobillo

* Otra forma de facilitar la circulación de las piernas y de evitar la aparición de las temidas varices es aplicar masajes en sentido ascendente (del tobillo al muslo) con geles y sprays refrescantes y relajantes.

Cuidar las posturas

* No debes permanecer sentada o de pie más de una hora seguida.
* Sentarte sin cruzar las piernas.
* Dormir con las piernas ligeramente elevadas.

Fuente: Ser Padres