Salud

Remedios naturales antifrío

Tomillo para la tos 

El tomillo es un gran expectorante y a la vez desinflama las mucosidades del organismo.  Yo probé esta infusión y me resultó:
Ingredientes: hojas de tomillo fresco / agua a punto de hervir.
Preparación: Hacer una infusión con el tomillo, dejando reposar las hojas entre 5 y 7 minutos. Tomar cinco tazas al día. Se le puede agregar también un poco de miel, para suavizar aun más la garganta. Ajo para prevenir 

Ante los primeros síntomas del resfrío la nutricionista y naturópata Zoe Palmer aconseja tomar inmediatamente el siguiente remedio natural:
Ingredientes: 2 dientes de ajo / 1 vaso de agua filtrada o embotellada.
Preparación: Partir los dientes de ajo en trozos muy pequeños. Apenas estén listos tragarlos inmediatamente con agua, de a poco y sin masticar.
Síntomas: Se experimenta un poco de calor interno debido a que el ajo sube la temperatura del cuerpo. Uno comienza a transpirar y de esta forma los síntomas desaparecen. Además el ajo es conocido desde la antigüedad como un antibiótico eficaz.

Buen dato: Este remedio es ideal para las mamás, ya que a través de la leche materna se le transmiten las propiedades del ajo a la guagua y también baja la probabilidad de contraer los síntomas del resfrío.

Jenjibre para el resfrio 

El jengibre tiene propiedades desinflamatorias, antivirales y antibacterianas, es un buen expectorante y un gran energizante. La nutricionista y experta en hierbas medicinales Lorna Driver-Davies propone:
Baño de tina: Si se está con los síntomas del resfrío, una buena manera de combatirlos es darse un baño de tina con trozos de un jengibre picado. Así aumenta el calor corporal del cuerpo, se transpira y se elimina el malestar.

Infusión antifrío: 
Ingredientes: Ralladura del tamaño de un pulgar de jengibre y agua a punto de hervir.
Preparación: Dejar reposar entre 5 y 7 minutos y tomar. Se le puede agregar el jugo de medio limón y un poco de miel.

El poder de la cebolla

La cebolla, especialmente la blanca, posee un ingrediente llamado quercetina, el cual es un poderoso antioxidante y antihistamínico. La nutricionista y naturópata Fiona Campbell recomienda comer 1 a 2 cebollas blancas al día, especialmente los días que se sientan los síntomas del resfrío. La mejor manera es comerlas picadas y crudas sobre ensaladas, aliñadas con aceite de oliva extra virgen. Las concentraciones de quercetina se elevan de manera significativa en la sangre, alrededor de una hora después del comer la cebolla, y se mantienen activas hasta 24 horas.

1 cebolla al día ayuda a prevenir los síntomas del resfrío.

Fuente: mujer.latercera.com