Bebés Embarazo y Parto

La llegada de nuestro primer hijo, toda una revolución

hijos

El nacimiento de nuestro bebé es un gran acontecimiento para nuestra familia,pero si además es la llegada de nuestro primer hijo es toda una revolución,pues cambia totalmente nuestra vida de pareja.

Significa el paso de ser dos a tres, de ser una pareja a ser una familia,Las prioridades cambian. Nada volverá a ser como antes,Desde el mismo momento en que como pareja nos enteramos de la llegada de nuestro primer hijo se produce una avalancha de sentimientos,entre ilusión,alegría,emoción pero también de cierto temor ante la nueva responsabilidad de ser padres.

La llegada de nuestro primer bebé implica un cambio radical.Uno comienza a pensar en la vida junto a él,preparar el hogar para acogerlo,prepararnos como padres para criarlo,y asumir el nuevo rol de padres primerizos.

La espera de nuestro primer hijo

La confirmación del embarazo marca el comienzo en nuestras vidas.Es recibida con gran alegría, y cada quien comparte la noticia con familiares y amigos en el momento que uno cree más conveniente. Hay quienes ante la emoción desbordada lo anuncian enseguida y quienes prefieren esperar a que pasen las primeras semanas para dar la noticia.

Junto con los primeros signos de embarazo y los cambios físicos que se van produciendo en nosotras es lógico que aparezcan las dudas.“¿Seré capaz de cuidar a un bebé?”,“¿Saldrá todo bien?”.A todo esto se empieza a sumar los preparativos para la llegada de nuestro bebé y los consejos de los conocidos, aunque no lo hayamos pedido,sobre la crianza de los hijos.

Los nueve meses de embarazo son necesarios para que nuestro bebé se desarrolle en el vientre materno, pero también para que nosotros como padres vayamos adaptando la nueva situación y a la vida que nos espera.La pareja va evolucionando a medida que lo hace el embarazo,y se continuará haciendo a lo largo de la vida.

La llegada de un hijo une a la pareja (o no)

El nacimiento de nuestro hijo es la expresión máxima de amor entre dos personas, sin embargo no siempre es todo color de rosa.Hay parejas que creen que la llegada de un bebé servirá para unirse, para recuperar el amor perdido, para resolver los problemas de la pareja, pero el bebé no arreglará la crisis si existen asuntos previos,que a la corta o a la larga volverán a aparecer.Si hay problemas graves en la pareja,por el bien del bebé,lo mejor es buscar ayuda profesional.