Belleza Dietas

Conoce la espectacular dieta de los esquimales

Una dieta rica en pescados y mariscos sería la indicada para prevenir las enfermedades cardiovasculares, ello por su alto aporte de ácidos grasos Omega 3.

La popularidad de los ácidos grasos Omega 3 comenzó en la década del setenta, cuando un grupo de investigadores daneses demostró que el bajo índice de mortalidad por infartos al corazón en los esquimales de Groenlandia, se debía a la elevada ingesta de estos nutrientes en una alimentación basada caso exclusivamente en productos marinos (en promedio 400 gramos de pescado al día).

Según explica Alfonso Valenzuela, Asesor Científico de IILSI Sur-Andino, Corporación Científica, (ilsi.sur-andino@tie.cl), y experto en la materia los omega 3 son ácidos grasos poliinsaturados que pertenecen al grupo de grasas saludables y que el cuerpo no puede producirlos sino que los obtiene a través de la alimentación, por lo que constituyen ácidos grasos esenciales.

Se encuentran principalmente en los pescados grasos como el salmón, el atún, jurel, trucha y sardina pero también en algunos mariscos como las ostras, los choritos, las gambas y los camarones.

Las  personas que incluyen en su dieta el consumo de pescado tres veces a la semana, presenta de acuerdo al especialista efectos hipocolesterolémicos, o sea, baja su colesterol y también efectos hipotrigliceridémico: baja los triglicéridos plasmáticos, que son factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debería consumir en tomo a 1,5 y 2 gramos al día de omega 3 totales, incluyendo los de origen terrestre y marino. En el caso de las embarazadas, la ingesta recomendada es de 300 miligramos diarios de ácido docosahexaenoico (DHA) un omega 3 marino esencial para la formación y función del tejido nervioso.

Los otros Omega 6 y 9

Los ácidos grasos Omega 6, cuyo principal componente es el ácido linoleico, intervienen en funciones vitales del organismo, participan en la formación de las membranas celulares y hormonas, así como en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, de las neuronas y transmisiones químicas. Estas funciones se cumplen en perfecto equilibrio con los ácidos grasos omega 3.

Son también importantes en la formación y función del sistema nervioso y visual de los humanos, al igual que los omega 3, por ejemplo se sabe que participan en la formación de la retina.

Se encuentran presente en los aceites vegetales, como el de canola, de girasol, maíz y soja; en algunas vegetales verdes como la espinaca, brócoli y lechuga y en algunos alimentos procesados como margarinas y mayonesas, entre otros.

De acuerdo al especialista de ILSI, las dietas occidentales tienden a ser deficientes en Omega 3 y excesivas en Omega 6, debido al alto consumo de aceite vegetales.

La porción indicada sería de una cucharada rasa entre 4 y 6 porciones diarias, incluyendo las que sirven como aderezo y para preparar las comidas.

fuente: vidayestilo.terra.cl