Reciclando jabones.

A quien no le quedan trocitos o restos de jabón, que seguramente tiramos, porque ya no nos sirve para bañarnos o lavar las manos.
Con esos restos podemos hacer nuevos jabones que reciclaremos y daremos forma, para poder usar, y adornar nuestro baño.

La forma de hacerlos es muy simple:
En una olla con una base de agua destilada, ponemos todos los restos de jabón, aunque sean de distintos colores y tamaños.