Novias y Bodas

Consejos para tu llegada al altar

Tu boda empieza cuando caminas hacia el altar, es el momento en el que todas las miradas se dirigen hacia tí, los invitados por fin pueden verte y empiezan a desvelarse las incógnitas del vestido y peinado de la protagonista de ese momento, tú.

Seguramente siempre recordarás ese momento tan especial, en el que toda la ilusión de los preparativos previos, comienza a hacerse realidad. Mientras te acercas al altar donde te espera la persona con la que te unirás en matrimonio, no debes dejar que los nervios te traicionen, ya sabemos que no se trata de un desfile de modas, ni de una pasarela, pero si debes recordar que es muy importante la imagen que todos recuerden, la de una novia feliz y radiante. Para llegar a paso firme hacia el altar toma nota de nuestros consejos:

* En primer lugar intenta relajarte, dejando que tu cuerpo se balancee con soltura, para proyectar elegancia ladea tu cuerpo ligeramente.
* Procura que los pasos no sean largos ni cortos. Cruza un poco las piernas al caminar, mientras mantienes la espalda erguida y los brazos semiflexionados sujetando el ramo.
* Siguiendo con el ramo, este debe ser llevado debajo del escote, pero por encima de la cadera, es decir a la altura del abdomen.
* Si el altar de tu boda tiene escaleras, súbelas con aplomo y elegancia, pisando con la planta del zapato en su totalidad, así no correrás el riesgo de perder el equilibrio.
* Si es probable que llueva el día de tu boda, designa a una de tus damas de honor, hermana, prima, cuñada, etc, que lleve un amplio paraguas de un color neutro para que te cubra protegiendo tu vestido, peinado y maquillaje.
* Y recuerda que lo más importante es disfrutar de ese momento, levanta el mentón y sonríe a todos.

Fuente: www.webdelanovia.com