Hogar

Decora tu hogar para el amor.

decoracionEl 14 de febrero es vivido por muchas personas como un día más del calendario, en el que no hay que celebrar ningún evento extraordinario. Sin embargo, otros admiten de buen grado que esta fecha tenga un significado especial.

El día de los enamorados aparece en el imaginario colectivo como una fiesta moderna, vacía de raíces trascendentes, y en la que parece casi obligatorio hacerle un regalo a la persona con la que compartimos nuestra vida.

Independientemente del bando en el que te sitúes, San Valentín puede ser una oportunidad maravillosa para, sin grandes gastos, disfrutar de una cena romántica con tu pareja, una ocasión que deberíamos repetir con más frecuencia a lo largo del año. Conseguir que el ambiente sea adecuado sin caer en la cursilería es sencillo si no abusamos de tópicos como grandes corazones, enormes ramos de flores o peluches gigantes. ¿Quieres ver algunas ideas?

El desayuno en la cama es todo un clásico. Además, es un detalle que se tendría que extender a todos los fines de semana del año. Es esencial preparar con esmero una bandeja para presentar las viandas, pero no hacen falta lazos ni un abuso del color del amor, el rojo. Bastará con que los elementos estén ordenadamente colocados.

Si vas a esperar a la noche para disfrutar de una cena en la intimidad de tu hogar, quizá quieras añadir algún adorno que, sin llegar a ser exagerado, aporte un matiz diferente. Una vajilla en tonos rojos, unas velas, una rosa encima del plato, unas pegatinas diseminadas por el mantel, algún ornamento dorado, unos pétalos de rosa…

Las flores son económicas, siempre que te decantes por alguna especie común. Así pues, un centro floral es una condición casi indispensable para que la mesa represente fielmente la dimensión de tu cariño. Si eres profundamente clásico, un lazo rodeando el jarrón será perfecto. Si te defines como alguien atrevido, prueba con una boa de plumas.

Fuente: Estilo y Hogar.