Hogar

Consejos para la limpieza de tu hogar

Nuevamente te dejamos alguno tips para que la limpieza de tu hogar sea aún más fácil y económica.

Heladera sin malos olores
Después de limpiarla o descongelarla, pasar por el interior un trapo rejilla humedecido con vinagre. Luego poner en uno o dos lugares de la heladera, un algodón empapado en esencia de vainilla y se eliminarán los feos olores.

Tinta de lapicera bolígrafo:
Hierva leche y moje un algodón. Aplicar en el lugar de la mancha.  En el caso de tejidos de algodón se puede usar alcohol con jugo de limón o acetona.

Sangre: Si la mancha está en una prenda de algodón blanco, se puede disolver con agua oxigenada de 10 vol. Y lavar con agua fría. Nunca con agua caliente porque se vuelven indelebles. Si es en lana, disolver una aspirina en agua y embeber la misma en esta solución. Si la mancha está en tejido sintético, diluir el almidón en polvo en un poco de agua y frotar la mancha con la pasta obtenida. Dejar secar y cepillar la prenda para desprender la costra de almidón.

Otro truco consiste en colocar encima de la mancha de sangre un cubito de hielo. Comprobarás que la mancha desaparecerá mucho mejor al lavarla como normalmente lo haces.

Óxido: Si son blancas las prendas, con jugo de limón. Poner la prenda sobre una olla de agua hirviendo, para que se empape con vapor y lavar manualmente. También se recomienda aplicar un poco de vinagre sobre la mancha.

Manchas y Olor de sudor en la ropa: Si a esa camisa que tienes, y que tanto te gusta, no consigues quitarle ese olorcillo a sudor después de lavarla, mójala con agua, extiéndela y esparce sobre las zonas afectadas un puñado de sal de cocina. Deja que actúe un par de horas, después lava normalmente, frotando antes con jabón líquido las zonas manchadas. Para sacar las manchas de sudor de tu ropa, lo mejor es ponerlas a remojo con agua y vinagre.

Manchas amarillentas en tu ropa blanca: Si tu ropa blanca tiene alguna mancha amarillenta que no puedes sacar, prueba a frotarla con agua oxigenada rebajada en agua.

Manchas de moho en la ropa: Para quitar las manchas de moho en la ropa, puedes hacer una masa con vinagre y bicarbonato sódico, lo aplicas sobre la mancha y a continuación la lavas como sueles hacer habitualmente.

Toallas sin pelusa
Las toallas de rizo suelen dejar pelusa al utilizarlas por primera vez. Para que eso no ocurra, antes de utilizarlas déjalas en remojo de agua fría con un puñado de sal y un chorro de vinagre, durante un par de horas.

Luego, lávalas en la lavadora, y las dos primeras veces que las laves no utilices suavizante.

Planchas siempre impecables
Si notas que cuando planchas, sobre todo las prendas blancas, tu plancha deja alguna manchita oscura y, de vez en cuando, se te pegan las prendas, no pienses en cambiar de plancha; te proponemos un truco que nuestras mamás ponen en práctica y solucionan este problemilla durante mucho tiempo.
Sólo tendrás que colocar sal sobre una hoja de papel y, con la plancha caliente, frotar el papel hasta que las manchas que tenga la base de la plancha desaparezcan. Ésta quedará lista para continuar planchando.

Cambiale la cara a la plata
Este es un truco muy antiguo pero eficaz. Pela unas patatas y pon las mondas a hervir durante unos minutos.

Cuando el agua ya no queme, sumergir los objetos de plata. Al día siguiente, frotarlos con un paño limpio. De este modo recuperarán el brillo que tenían cuando eran nuevos.

Otros Tips
La plata no puede colocarse bajo el grifo. Por eso para su limpieza lo primero es pasarle un trapo de algodón fino empapado en agua destilada.

Si la pieza tiene molduras o ríncones de dificil acceso, un pincel fino servirá de ayuda.

Después se usa un limpiador para plata, líquido o en crema. Aquellos objetos que no se van a usar muy seguido, lo ideal es guardarlos envueltos en papel de seda que los protegerá

Para que tus anillos y cadenas de oro reluzcan
Si tus cadenas de oro están algo sucias y quieres que vuelvan a relucir como antes, introdúcelas en una botellita con agua y bicarbonato, la tapas y la sacudes vigorosamente.

Después aclaras tus cadenas en abundante agua y verás como vuelven a brillar.

Como prevenir que se piquen los espejos
La humedad del baño y el vaho que se forma luego de la ducha son los culpables. Para prevenirlo hay que:

1- Secarlos y dejarlos ventilar. Se puede sellar el marco con silicona

2- Aplicar productos antivaho en líquido, que repelen la humedad

3- Con un algodón con champú o lavavajillas. Frotar el espejo y dejar secar

Manteles blancos
Si tienes una cena en casa y al sacar ese bonito mantel blanco te das cuenta que se ha puesto amarillo por algunas zonas de tenerlo guardado mucho tiempo, no te preocupes, sigue este consejo y te quedará como nuevo.

Disuelve tres cucharadas de bicarbonato en un litro de agua caliente, deja el mantel en remojo durante media hora o tres cuartos, y acláralo. Después lávalo en la lavadora con tu detergente habitual, y verás qué cambio.

Pañuelos impecables
Para que tus pañuelos estén de un blanco resplandeciente, te ofrecemos un truco que resulta infalible.

Se ponen los pañuelos en remojo en agua con sal durante 2 horas antes de lavarlos; después, estarán siempre blancos como la nieve.

Por su parte, los pañuelos muy sucios deben dejarse en remojo en agua salada por lo menos durante un día antes de lavarlos. La sal ablandará y absorberá gran parte de la suciedad.

Lavadoras siempre a punto
Todos sabemos que los sedimentos de cal que se van acumulando en la resistencia de la lavadora con su uso pueden estropearla.

Si quieres evitarte la visita del técnico, pon tu lavadora a funcionar vacía con el programa de agua caliente y añádele dos vasos de vinagre durante el tiempo de un lavado completo normal. Tu máquina te lo agradecerá.

Suavizante para la ropa
Si se te ha olvidado comprar suavizante para la ropa o se te ha acabado y tienes que lavar un jersey a mano, añádele al último aclarado un poco de crema suavizante para el pelo; pero comprueba antes que sea de los que no tienen grasa. Te quedará de lujo.

Mascotas

Gatos: Los gatos, según estudios médicos, nos ayudan.

Acariciar a un gato que esté ronroneando disminuye la presión sanguínea, el número de pulsaciones y por tanto la tensión nerviosa. Nunca compre una cesta de mimbre a un gato. La confundirá con su lugar para hacer las necesidades fisiológicas diarias.

Si no quiere que se vuelva caprichoso dele comida variada, o siempre le pedirá lo mismo para comer

Fuente: Ser-mujer.com.ar