Embarazo y Parto

Yoga durante el embarazo

La expectativa de tener un bebé y el poder tenerlo muy bien guardado en la barriga, es una sensación muy estimulante para muchas mamás. Las mamás deben cuidarse para que su bebé crezca sano pero no debe olvidarse de equilibrar los placeres con las necesidades. Las mamás deben cuidar de su cuerpo, de su mente, y protegerse para recibir, guapa y relajada, al bebé que esta por nacer.

Para amenizar problemas muy comunes durante el embarazo, como la hinchazón, las manchas, las estrías, y los dolores de espalda y de piernas, es recomendable que la mujer embarazada conserve la elasticidad de su cuerpo. La práctica de un ejercicio físico le será de gran utilidad en todos los sentidos. Entre los ejercicios más recomendados por los médicos, el yoga es el que está despertando más intereses por los beneficios que ofrece a las mujeres durante el embarazo.

Ventajas del Yoga Pre Natal
Los médicos normalmente recomiendan a las futuras mamás caminar o realizar algunos ejercicios orientados a su estado. El yoga es una alternativa que está siendo cada día más considerada por las mujeres embarazadas. Es técnica efectiva y gratificante, y no solo ayuda a mejorar la flexibilidad de la mujer como también podrá beneficiarla en el momento del parto.

Seleccionamos algunas ventajas del yoga durante el embarazo:
– Proporciona y conserva la elasticidad al cuerpo
– Mantiene la agilidad muscular
– Aumenta las posibilidades de un parto natural y una rápida recuperación
– Relaja la mente y la mantiene tranquila y equilibrada
– Ayuda y controla la respiración y la circulación
– Evita la ansiedad
– Refuerza la postura
– Fortalece la columna
– Ayuda a solucionar problemas como la hinchazón de pies y piernas, dolores de espalda, etc.
– Hace con que la mujer se sienta más segura
– Mejora el humor
– Ayuda a que la mujer tenga mejor digestión
– Favorece al sueño
– Quita el estrés y ameniza el cansancio

La futura madre podrá empezar con las clases de yoga al tercer mes de embarazo. Existen centros donde hay clases de yoga especialmente orientadas a las mujeres embarazadas que desean preparar su cuerpo y mente para recibir a su bebé.

Las clases se dan en niveles distintos, según el conocimiento que tenga la futura mamá acerca del yoga. Para asistir a las clases de yoga se aconseja el uso de ropa ligera y holgada, y la no ingestión de alimentos por lo menos en las dos horas antes de la clase.

La futura mamá aprenderá a aceptar mejor sus cambios físicos y emocionales, a respirar adecuadamente, a relajar las tensiones, y ganará mucho en energía, en tranquilidad y vitalidad, a través de los estiramientos, los ejercicios de respiración, y la meditación. Lo ideal es practicar el yoga por lo menos dos veces a la semana.

Fuente: www.guiainfantil.com