Belleza

Prepárate para la Navidad y estar guapa.

Se acercan días de excesos con la comida y alcohol.. lo normal es que estas fiestas te pasen una factura de 2 a 3 kilos de más. ¿Qué podemos hacer para evitar esto? Te propones una fórmula sencilla: prevenir antes que lamentar.

¿Por qué no te cuidas un poco más de la cuenta en los primeros días de diciembre?

Tu cuerpo, y también tu piel, agradecerán estos pequeños cuidados extras. Tampoco se trata de que te hagas un tratamiento intensivo de belleza sino que tengas un poco de cuidado siguiendo nuestros consejos.

* Apuesta por una dieta ligera

Si engordas durante las Navidades, ¿Por qué no te pones a dieta ligera dos semanas antes de Navidad?

Por supuesto que no es un régimen estricto sino que intenta cuidar un poco la ingesta de dulces, harinas, grasas y alcohol, compensando con mayor cantidad de frutas y verduras. Nada que a lo mejor no hagas el resto del año, sólo intenta estar un poquito más concienciada. Además de desintoxicar y depurar tu cuerpo, el aspecto de tu piel mejorará considerablemente. Todo un auténtico tratamiento de choque para aparecer resplandeciente en las fiestas que se te avecinan.

Puedes complementar estos días de mimos con una dosis extra de ejercicio físico con el objeto de que tu metabolismo se acelere y puedas quemar más fácilmente los azúcares y grasas que, de otra forma, se acumularían en tu cuerpo. El jogging o la natación, junto con el ciclismo, son los deportes que más calorías queman, unas cuatrocientas por hora. Además son súper divertidos. Mejor que los practiques en grupo, por lo del ánimo que puedan aportarte tus compañeros o compañeras si eres de las cómodas a quienes cuesta hacer ejercicio. Las más vagas tienen la solución en una sesión discotequera.

* No descuides tu piel

Además de mantener una alimentación sana y equilibrada es sencial que mantengas un hábito de higiene regular. Lo ideal es que también realices una limpieza de cutis, sobre todo si tienes alguna fiesta a la que debas asistir con aspecto impecable. En cualquier salón de belleza te la harán; pero si prefieres una limpieza casera que te saldrá baratísima, date primero un baño de vapor purificante con agua hervida, dejando que el vapor llegue a tu cara y cuello por espacio de unos diez minutos. Luego, aplícate una exfoliante suave para terminar con una mascarilla cien por cien natural: la de clara de huevo o la de pepino son buenísimas.

Posiblemente, debas también limpiar la zona de escote y espalda, ya que estas zonas de tu cuerpo estarán expuestas si vas a llevar en estos días algún traje de fiesta escotado, que además son lo más para estas fiestas.

Fuente. www.siemprenavidad.com