Bebés

Como dormir a tu bebé. Parte III

La guagua recién nacida y la respiración

Una de las grandes necesidades de tu guagua recién nacido es el oxígeno. Claro que todos lo necesitamos. Pero habrás notado que cuando llora o cuando le cuesta dormir, suele alterar su ritmo de respiración. Respirar es una tarea muy nueva para la guagua y no tan fácil como parece.

Lo bueno de esto es que tú puedes ayudarlo.
Las alteraciones en la respiración del guagua expresan para una mamá que quiera oír aquello que está sintiendo y también lo que necesita de ti en ese momento. Si está acongojado, notarás que deja entrar el aire a intervalos muy cortos. En cambio, si está enojado, alterna ritmos de respiración con gritos y llantos en el medio.

Una estupenda manera de calmarlo cualquiera sea la causa es ayudarlo a recuperar su respiración normal. Para eso es recomendable que te apartes a un lugar tranquilo con tu guagua en brazos y una vez que nada te distraiga, comiences a sincronizar tu respiración con la de él.

Lo primero que puedes hacer es abrazarlo y unir tu pecho con el de él. Prestar atención a su respiración y entrar en su ritmo, siempre en silencio sin copiar ni los gritos ni el llanto. Muy de a poco y sin pretender forzar, empezarás a respirar un poco más lento y continuarás así hasta que notes que el guagua ha comprendido la consigna y te sigue. Lo mejor es mantenerte así hasta que escuches y sientas ese suspiro que te anuncia que la calma ha llegado.

Un remedio alternativo cuando todo esto no da resultado: salir de casa y darle un paseo. Aún no se ha encontrado explicación al hecho de que el vaivén del auto o el cochecito y el cambio de ambiente resulten mágicos.

Fuente: Huggies.com