Bebés

Aprendiendo a ir al baño. Parte VII

Después del entrenamiento para dejar los pañales durante el día puede pasar otro año hasta que tu hijo controle sus esfínteres durante la noche. No es necesario precipitar este aprendizaje. Por la noche al estar dormido tu hijo puede no darse cuenta cuando tiene ganas.

Generalmente se dice que si no moja la cama durante varias noches seguidas significa que ya está preparado. Pero no siempre es así. Por eso háblale sobre el tema.

Lo más importante para comenzar con el entrenamiento nocturno es que tu hijo esté al tanto de lo que sucede y lo que esperas de él. Prepáralo, explícale que posiblemente tenga ganas de hacer pipí durante la noche y por eso debe estar alerta. Pero si se hace no pasa nada. Ten en cuenta que siempre habrá avances y retrocesos y es importante que tu hijo sepa que estás acompañándolo en esto.

Para esta etapa te recomendamos colocarle los pañales de entrenamiento durante la noche, ya que poseen extra absorción para que esté más seguro y confortable si se moja.
Para ayudarlo en el control nocturno es favorable que no tome demasiado líquido durante las horas previas a acostarse. Y que haga pis antes de acostarse.

Si le quitaste el pañal no es aconsejable que se lo vuelvas a poner para evitar confundirlo. Evita regañarlo por haber mojado las sábanas, explícale que es normal porque está aprendiendo y de a poco lo va a lograr.
Felicítalo si no se mojó durante la noche y proponle volver a intentarlo.

Fuente: www.huggies.com